La arquitectura en Barcelona

INFORMACIÓN GENERAL

HISTORIA

QUÉ VER

QUÉ HACER

CÓMO LLEGAR

TRANSPORTE

DÓNDE COMER

COMPRAS

La arquitectura en Barcelona

Barcelona es la ciudad donde el Modernimo se refleja y se vive en su máximo esplendor. Pero no es el único estilo con el que te podrás encontrar en tu próxima visita a la ciudad.

La historia de la arquitectura en Barcelona queda ligada íntimamente a todos los pueblos e influencias que ha tenido a lo largo de los siglos. Pasaremos de los estilos que marcaron la ciudad durante la Edad Media hasta el Modernismo barcelonés que toda persona que va a la ciudad busca.

Arquitectura en la Edad Media

Las primeras construcciones que se mantienen intactas datan de este periodo. Durante la Edad Media, Barcelona pasó a ser un Condado y posteriormente, a incluirse dentro de la Corona de Aragón. En la Edad Media nos encontramos con diversos estilos como el prerrománico, el Románico y el Gótico.

La mayor parte de los edificios que se conservan todavía hoy pertenecen al estilo Románico o Gótico. Dentro del Románico, encontramos grandes exponentes como el Monasterio de San Pablo del Campo o el Monasterio de Santa Ana.

Poco a poco, el románico fue evolucionando hacia otro tipo de arquitectura con formas más ligeras y estilizadas. A partir del siglo XIII, Barcelona se iría impregnando del nuevo estilo gótico. Una de las representaciones más perfectas del Gótico es la iglesia de Santa María del Mar. También destacan otras construcciones como las fachadas de la Casa de la Ciudad de Barcelona o el Palacio de la Generalitat.

Arquitectura de la Edad Moderna

Los estilos predominantes durante esta etapa son el Renacimiento y el Barroco. El Renacimiento llegó a Barcelona a finales del siglo XVI con una vuelta a las formas clásicas. Cabe mencionar, que el Gótico estaba muy arraigado en la ciudad y en numerosas ocasiones nos encontramos con edificios híbridos como el Convento de los Ángeles y del Pie de la Cruz. Una de las primeras construcciones que se pueden clasificar enteramente en el Renacimiento es la del Salón del Trentenario de la Casa de la Ciudad.

En cuanto al Barroco, podemos decir que también entró de manera paulatina y no fue tan profuso como su vecino el italiano. Algunas de las obras destacadas del Barroco son la iglesia de San Jaime o la iglesia de San Severo.

Del siglo XIX a nuestros días

Durante el siglo XIX, Barcelona experimentó un periodo de gran esplendor propiciado por la Revolución Industrial. En esta época, se derribaron las murallas y la ciudad comenzó a expandirse. Si hay un estilo que tenemos que destacar ese es el Modernismo. De hecho, se puede hablar de modernismo catalán por la cantidad de obras de gran calidad que se llevaron a cabo durante esta etapa. Durante el Modernismo, se buscaba un alejamiento de las formas clásicas y se empezaron a usar nuevos materiales.

Mención aparte merece el máximo representante del modernismo catalán, Antoni Gaudí. Utilizó como nadie la geometría y el volumen y nos dejó obras tan importantes como el Palacio Güell, la Casa Batlló o la Sagrada Familia.

Hoy en día, Barcelona sigue siendo un referente en cuanto a innovación y diseño. Entre las construcciones más recientes cabe destacar la Torre Agbar, el Edificio Fórum o el Hotel W Barcelona.